El PSOE usará el nuevo vocablo “ni” para rechazar los Presupuestos del Gobierno

La nueva palabra ha sido diseñada genéticamente por la Gestora

El mismo equipo de filólogos socialistas que creó en 1981 la frase “OTAN, de entrada, no” acaba de anunciar la construcción de una nueva palabra destinada expresamente a rechazar los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno del Partido Popular presentará próximamente para su aprobación en el Congreso. El término “ni”, según los propios creadores, es una palabra con vida propia, que va más allá del lenguaje convencional y que aportará frescura, confianza y también emoción a la nueva época parlamentaria que ahora comienza.

Al parecer, cuando la palabra “ni” salga de la boca de un diputado socialista no significará nada inmediatamente sino que solo será el principio de una serie de asombrosas mutaciones morfológicas controladas por señales radioeléctricas procedentes del Banco de Santander. La respuesta “ni” puede tardar unas horas en desvelar su significado, o varias semanas, e incluso meses, en revelarse, y “ese, precisamente, es el extraordinario poder de las palabras modificadas genéticamente”, enfatizan sus creadores.    

“Ni” es no, pero también es sí. Significa nunca y también significa el jueves que viene por la tarde, expresa respeto a los ciudadanos pero también sirve para miccionar sobre ellos, es lucha y es sumisión, es dignidad y es vileza, quiere decir obrero y también mamporrero, audaz y cagón, elegante y ordinario, todo a la vez.

Es más, cuando los diputados socialistas digan “ni” mientras colocan la punta de la lengua sobre el cielo del paladar se producirá un efecto fonético sorprendente y divertido, pues no estarán negando ni afirmando sino absteniéndose, según explican los filólogos. “Es una palabra de la que estamos particularmente orgullosos”, aseguran desde la Gestora. “Es nueva, es fácil y es nuestra”, ha dicho el presidente de la institución socialista y obrera, Javier Fernández.

 
publicidad

Otras noticias relacionadas

publicidad
publicidad

COMENTARIOS (5)

  1. Uy cuando se entere Pérez Reverte…

    Responder

  2. Abominable Hombre de las Nieves

    Debe ser parecido a “populista”, que es la palabra con la que quieren igualar a Trump y Pablo Iglesias; como el que iguala a Franco con Stalin, también populistas, extremistas, dictadores, exterminadores, etc. ¡Vamos, lo mismo!. ¿No, otrosi Crates?.

    Responder

    • criscris (que tiene una gata que se llama mismis)

      Un pequeño detalle diferenciador: Franco era fascista, ¡pero un hombre de fé!; y Stalin era comunista ¡y ateo, como son todos los comunistas, lo peorcito! (como Pablo Iglesias, claro).

      Responder

  3. ¡Mandeee..! De pequeño aprendí que es de buena educación responder cuando a uno le llaman ¿cómo no iba a acudir a tu llamada, Abominable, si respondo siempre hasta las llamadas de teleoperadores y telepredicadores?
    Y además, te equivocas. El populismo de Trump no es igual al de Iglesias, ni mucho menos. Trump es un charlatán de derechas, mientras que Iglesias es un charlatán de izquierdas. El charlatán Trump ha mantenido siempre un discurso ultraconservador, mientras que el charlatán Iglesias ha cambiado de discurso cada minuto pasando de ser antisistema, izquierda radical, comunista, anticapitalista, bolivariano, antiUE, etc., etc., a declararse “transversal”, socialdemócrata, europeo ferviente, etc., etc. (El sieso de Rajoy tuvo por una vez gracia cuando dijo: “Yo, mientras Iglesias no se declare neoliberal, estoy tranquilo”). Y no me voy a extender en otras muchas diferencias entre ambos personajes, todas ellas muy profundas y esenciales.
    También te equivocas al igualar a Franco y a Stalin (lo lamento). Es cierto que ambos fueron dictadores y exterminadores, pero no fueron iguales, ni mucho menos. Stalin fue mucho más asesino que “Paca la Culona”. Según los datos más aquilatados, bajo la represión de Franco se ejecutó a unas 200.000 personas (Hug Thomas calcula 75.000). Mientras que bajo Stalin se calcula que fueron ejecutados unos 2.000.000, siendo rigurosos (hay estimaciones de hasta 8 millones).
    Claro que podemos (sin segundas) buscar el pelo en la sopa y alegar que Rusia tiene mucha más población que España, y por tanto, Stalin disponía de más materia prima “ejecutable”. España tenía en el año 39 unos 24 millones de personas, mientras Rusia en época de Stalin unos 170 millones. Todavía sigue ganando Stalin por goleada. (Por cierto, los autores del censo de 1937 en Rusia fueron detenidos y deportados a Siberia porque las cifras no correspondían con las que Stalin había previsto y decretado)

    Responder

COMENTA CON TU CUENTA FACEBOOK

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

publicidad

El libro de Rokambol ya está a la venta

Una selección de 77 Noticias clasificadas en 5 categorías espeluznantes y 65 Anuncios por Palabras. Puedes comprarlo aquí por 11,95 € (envío gratuito)



Contribuir con Rokambol

Si consideras que el trabajo que estamos haciendo satisface tus expectativas puedes gratificarlo con la cantidad que consideres apropiada, cada vez que lo creas oportuno, mediante el botón que aparece al pie de esta nota.
Pero preferimos que sigas leyéndonos sin pagar nada a que dejes de hacerlo por no poder contribuir económicamente. Y ambas cosas a que José María Aznar se ponga una capa de color chillón y regrese para salvar a España.
Gracias.


Y una camiseta Rkb

Cada mes, sortearemos en presencia de nuestro kiosquero una camiseta Rkb entre todas las donaciones. Solo tienes que indicarnos tu email cuando formalices la transacción en PayPal.

publicidad

Rokatienda

Comprar

MALHUMOR GRÁFICO · VINAGRE

ANUNCIOS POR PALABRAS

MÁS NOTICIAS

RKB EN FACEBOOK

ARCHIVO ROKAMBOL

Aviso Legal | Este sitio está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento No Comercial 2.5