Desmienten que insultar a las eléctricas aumente hasta dos grados la temperatura de las casas

Todo lo contrario, advierten los abogados

Tildar de hijoputas a las compañías eléctricas solo sirve para elevar la temperatura interna del afectado que profiere los insultos, y nunca para calentar el salón comedor o el dormitorio de una casa que no disponga de ingresos para poder pagar la calefacción. Además, según los técnicos, los improperios deben ir acompañados de aspavientos y golpes en las paredes, en la mesa y en el pecho para que la sensación de confort se produzca correctamente en el indignado. “Es verdad que el insultador se “calentará” durante unos instantes, pero el resto de su familia seguirá soportando temperaturas poco saludables para el interior de un hogar”, advierten los físicos. Es más, los abogados de las compañías eléctricas pueden enfriar todavía más las casas de los ciudadanos enfadados demandándoles por atentar contra el honor de los directivos y accionistas y su derecho a enriquecerse brutalmente a costa de la salud de los usuarios. Es lo que acaba de ocurrir con los blogs Iniciativa Debate y Rokambol, dos páginas de información y sátira respectivamente, que acaban de ser amenazados por emplear el sistema de calentamiento individual e intentar compartir la experiencia a través de la redes. 

Aun así, los médicos proporcionan una serie de consejos a todas aquellas personas, incluidos niños y ancianos, que opten por el método del “encabronamiento” para calentarse personalmente. Según estas recomendaciones, los insultos han de ser proferidos en el interior del domicilio, y en ningún caso en las redes sociales o en la vía pública, donde los letrados de las eléctricas pueden usar su hora del almuerzo, o el momento en que van a orinar, para tomar represalias contra los afectados. Los insultos no pueden ser elegantes sino todo lo contrario, pues hay que recordar que nos dirigimos a compañías sin escrúpulos y esencialmente especuladoras, que no entienden de compromiso social ni mucho menos de retórica. Llamar abusona a una compañía eléctrica no sirve de nada, enfatizan los médicos. El acervo popular del lenguaje, apostillan, ofrece innumerables términos y expresiones que pueden ayudarnos a aumentar la sensación térmica aunque, eso sí, siempre en la intimidad.   

 
publicidad

Otras noticias relacionadas

publicidad
publicidad

COMENTARIOS (11)

  1. A mi cada vez que insulto a las electricas me aumenta un centimetro la hinchazon de los huevos….esto no puede durar….

    Responder

  2. Ignarus Necius

    A mí también me llaman Toni.

    Y tengo una apariencia de rojo fusilable que tiro p’tras.

    Responder

  3. Planell (Don Rodrigo)

    En verdad os digo que el mal uso del diccionario (en sentido directo, nunca en el inverso) es cosa mala y afrentosa. Acaso creíais, almas de cántaro, que un sonoro “¡que se jodan!” a cargo de una empleada de “Telefónica” accidentalmente diputada y senadora, hija de papá y viviendo en la inexpugnable “La Finca” en Pozuelo de A., va a merecer idéntico tirón de orejas que un simple mancillar a las meretrices, que, vamos a ver, qué culpa tienen de que algunos de sus hijos se descarríen en exceso, y roben con el BOE en la mano desde un despacho en lugar de con una sirla en un callejón.

    Y no es menos cierto, y merecedor de serio aviso y toque de atención cuidadoso, que es todo un detalle por parte de algunos gabinetes jurídicos con apenas 500 abogados, en las más diversas disciplinas versados, el tener en el mismo domicilio una Fundación para coordinar el asesoramiento jurídico gratuito a entidades no lucrativas, tales asociaciones, fundaciones y ONGs, siempre y cuando –se deduce- no tengan nada a ver con el rojerío que nos atosiga. Detalle de humanidad, de poner al servicio de los más desfavorecidos de entre los ricos los más nobles afanes de una abogacía pendiente de la justicia social en todos los ámbitos. Así que pudiendo haber sido demoledores, sin más Dios ni Patria que Nuestra Señora de la Minuta Exquisita, o, simplemente, hacer méritos ante cualquier gobierno de esos que tanto nos quiere y a los que tanto debemos, se han limitado a un leve correctivo sin evisceración ni efusión de líquidos corporales.

    Lo que ocurre con este blog y ese otro, “Libertad Digital” (¡perdón, “Iniciativa Debate”!) lo ha escrito aquí muchas veces el ínclito Don Máximo Calvo Rubio-Bengoechea y Jiménez de Odón: no se tiene el menor respeto a los Caballeros de Adán; los Visionarios del Divino Blablá; la Antigua Orden de los Modernos Trogloditas; la Liga de la Santa Farsa; la Dorada Falange de los Falangistas Marsupiales; la Gentil Sociedad de Vagabundos Expurgados; la Mística Alianza de Exquisitos Regalianos; las Damas y Caballeros del Perro Amarillo; la Oriental Orden de los Hijos de Occidente; La Orfandad de los Insufribles; los Guerreros de Arco Largo; los Guardianes de la Gran Cuchara de Cuerno; la Banda de Bestias; la Impenitente Orden de Azotadores de Esposas; la Sublime Legión de Conspicuos Rimbombantes; los Adoradores del Santuario Galvanoplástico; los Inaccesibles Resplandecientes; los Jenízaros del Pavorreal; la Gran Cábala de Sedentarios; la Fraternidad de los Verrugosos; la Cooperativa del Candelero; los Discípulos Militantes de la Fe Oculta; los Caballeros Defensores del Perro Doméstico; los Guardianes de la Letrina Mística; la Misteriosa Orden del Manuscrito Indescifrable; Los Monarcas del Mérito y el Hambre; los Prelados de la Bañera y la Espada, y demás numerarios, supernumerarios, oficiales superiores, archimandritas, rabadanes, príncipes, y marqueses que pueblan el imaginario colectivo de esa plebe doliente que se pasa los inviernos diciendo que tiene frío, y calor en los veranos. Lo que debe hacerse es descargar el pesado pero sereno brazo de la Ley sobre la cerviz de tanto ácrata vendido al oro persa y al populismo bolivariano.

    Y, efectivamente, si algo no concuerda entre lo que dice la Ley y lo que el insipiduo cree deducir o piensa, el estado de gracia demosgrática que se ha concedido al populacho autoriza a este, siempre individualmente y en la más estricta intimidad, a proferir denuestos, pero nunca habiendo grupos de más de dos insipiduos en cada pasillo de cada cubículo, y jamás levantando la voz por encima de los 13dB. Y mucho menos usando blogs o inventos parecidos, que obligan a leer y a comprender lo que se lee, cosa esta a la que suele ser aficionada la izquierda marxista canalla, que encima tiene el nefasto vicio y halla gozo y placer en pensar.

    Con Don Francisco todo esto no pasaba. Había un TOP, una BPS y un qué, ¡goño!

    Responder

    • (Risas) (Risas) (Más risas)
      Plas, plas, plas.
      La lista de las asociaciones y cofradías me la apunto, con vuestro permiso.

      Responder

      • Planell (Don Rodrigo)

        No hay en esa lista mérito alguno que no sea el que su autor, Ambrose Bierce, reclama y merece.

        Y nada es comparable a lo del Cristo Comandante en Jefe de la Flotilla Galáctica, exudado por el magin de V.I.

        Responder

        • Si no fuera porque esto es (y debe seguir siendo) para uso y disfrute de tan ilustre compañía, procedería de inmediato a solicitar permiso del autor para reproducirlo a primera plana en Libertad Digital (hostias, no, me refería a Iniciativa Debate), ese medio para rojos indeseables, marxistas de mal vivir y enemigos en general del libre mercado adosado.

          En cualquier caso, gracias al autor por haberme hecho pasar tan buen rato. Y enhorabuena por el estilazo.

          Responder

  4. Otrosí, el equipo médico suplente del Hospital Central de Argamasilla asegura que mucho más eficaz que el método del “encabronamiento” es el del “calentamiento”. Y afirma que para subir tanto el grado térmico corporal como la temperatura de la habitación, lo mejor es “azotar hasta que sangre”. Es mano de santo, oiga; y la temperatura de la “calentada” alcanza niveles de excelencia.

    Responder

  5. Lady Godiva

    Con el precio de la electricidad hoy, cuesta creer que algo pueda resultar más caro que pagar la factura de la luz, pero existe, amigos, y es la minuta del abogado que tendremos que contratar para defendernos judicialmente si se nos ocurre llamar a las cosas si no por su nombre, por un calificativo aproximado (ya que en ocasiones no hay término en castellano lo suficientemente rotundo) fuera de la intimidad de nuestro frío hogar.
    Y esto aunque tengamos la suerte de encontrarnos con un juez que admita el exabrupto como signo de admiración hacia el éxito ajeno, de lo que el acervo popular da buena cuenta, y nos absuelva, ahorrándonos las costas del juicio.
    Tienen ustedes mi apoyo y simpatía, aunque sólo de palabra, pues como la mujer también es animal de costumbres, mi forma de protesta y/o adhesión no ha variado desde hace siglos, y se ha quedado la noche más bien fresca.

    Responder

COMENTA CON TU CUENTA FACEBOOK

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

publicidad

El libro de Rokambol ya está a la venta

Una selección de 77 Noticias clasificadas en 5 categorías espeluznantes y 65 Anuncios por Palabras. Puedes comprarlo aquí por 11,95 € (envío gratuito)



Contribuir con Rokambol

Si consideras que el trabajo que estamos haciendo satisface tus expectativas puedes gratificarlo con la cantidad que consideres apropiada, cada vez que lo creas oportuno, mediante el botón que aparece al pie de esta nota.
Pero preferimos que sigas leyéndonos sin pagar nada a que dejes de hacerlo por no poder contribuir económicamente. Y ambas cosas a que José María Aznar se ponga una capa de color chillón y regrese para salvar a España.
Gracias.

publicidad

Rokatienda

Comprar

MALHUMOR GRÁFICO · VINAGRE

ANUNCIOS POR PALABRAS

MÁS NOTICIAS

RKB EN FACEBOOK

ARCHIVO ROKAMBOL

Aviso Legal | Este sitio está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento No Comercial 2.5